Desafio Joven logo

DESIGN THINKING: Inspirando la innovación.


El Design Thinking es un concepto del que se habla mucho pero sobre el que aún ahondan muchas dudas ¿Es una herramienta? ¿Es un proceso? ¿Es una forma de pensar?

El Design Thinking, intenta aplicar el pensamiento de diseño para la resolución de problemas de cualquier disciplina. Su objetivo es buscar la innovación disruptiva mientras se transitan las etapas de un proceso creativo. Es un enfoque se sirve de la sensibilidad del diseñador y su forma de resolver los problemas, para satisfacer las necesidades de las personas de una forma que sea tecnológicamente factible y comercialmente viable.

Se caracteriza por tener 5 etapas:

·      Empatizar: La comprensión de las necesidades para las cuales se está diseñando.

·      Interpretar: Plantear los problemas como oportunidades para soluciones creativas.

·      Idear: La generación de una gama de posibles soluciones.

·      Prototipar: Comunicar los elementos más importantes de las soluciones

·      Evaluar: Aprender qué funciona y qué no funciona para mejorar las soluciones.

Sin embargo, lo que lo diferencia de otros procesos es que no se deben seguir las etapas en forma lineal necesariamente. La idea detrás de ésta filosofía es que uno vaya moviéndose por las mismas a medida que lo vaya necesitando, evaluando la validez de las ideas mientras avanza en su implementación. De esta forma, resulta muy útil para emprendimientos, ya que se desarrolla una idea en conjunto con el potencial cliente.

 

Design thinking no se trata de una metodología o una receta, sino de una forma de trabajar, una estrategia creativa, para generar ideas y transformarlas en innovación.

Para emprendimientos esta forma de pensar puede resultar muy valiosa y se complementa con otros conceptos como 'Lean Startups' y 'Business Model Canvas'.

 
Fuentes: