Desafio Joven logo

Empresas a Largo Plazo

Empresas a Largo Plazo - Desaf%uFFFDo Joven

No es un asunto de costos, de infraestructura, de categoría de clientes ni de suerte. Crear una empresa que dure en el tiempo es fruto de la visión a largo plazo que sus directivos tengan y la estructura empresarial que armen.

En primer término, la estrategia para alcanzar la longevidad empresarial debe centrarse en dos pilares fundamentales: el cliente y el producto. Es importante definir a nuestro cliente ideal, definir el target, adaptarnos a las modificaciones del mercado, tener un efectivo servicio de post venta y estar siempre atentos a las necesidades de nuestros consumidores como primer paso para que nuestra empresa perdure.

Asimismo, gestionar, cuidar y desarrollar el producto que se ofrece es central en una empresa longeva. Actualizarlo, modificarlo, buscar nuevos usos, proponer nuevos formatos, mejorar lo que vendemos y cómo lo vendemos es esencial para nuestro emprendimiento. En este punto hay que tener cuidado con estar constantemente enfocados en “Investigación y Desarrollo”, es decir, buscar el producto “perfecto” y esperar a conseguirlo para sacarlo a la venta. Esto puede ser perjudicial ya que como bien sabemos, la perfección no existe. Lo más recomendable es comenzar la venta e ir mejorando nuestro producto durante la misma, incluyendo los comentarios y recomendaciones de los consumidores.

Además de cuidar estos dos aspectos centrales de nuestra empresa, te dejamos algunos tips para que en tus decisiones diarias comiences a pensar en el largo plazo de tu empresa.

ENFOCARSE EN AUMENTAR LAS VENTAS

Parece obvio, pero muchos empresarios solo tienen pequeños clientes históricos, ya que temen tomar proyectos ambiciosos o grandes clientes por no considerarse capaces de enfrentar dicha demanda. Cuidá a tus clientes, reteniéndolos, fidelizándolos y logrando la repetición de compra, pero a su vez buscá potenciales consumidores y creá nuevos clientes sin temer a lo nuevo.

DIVERSIFICATE

No te encierres en un solo producto ofrecido a solo un target definido. Si nuevas opciones u oportunidades de negocio se abren en sentidos que no tenías previstos, animate a investigarlos y aprovecharlos. Incursioná en otros mercados y diversificá tu actividad, esta actitud ayuda a reducir las contingencias e incrementar tus oportunidades de crecimiento.

REDUCÍ LA ROTACIÓN DEL PERSONAL

El empleado ideal para nuestro emprendimiento será aquel que se “ponga la camiseta” de tu empresa. No importa si el empleado que contratás no es el más capacitado, el de mayor experiencia o la persona con mejor curriculum, muchas veces es mejor capacitar a una persona y adaptarla a tu negocio, que constantemente estar rotando el personal por no lograr identificarse con tu negocio.

Como director de tu emprendimiento, la valoración a los empleados, una administración justa y la participación en la toma de decisiones son acciones que se orientan a consolidar la lealtad y la identificación del personal con nuestra marca.

EVITÁ COMPETIR POR PRECIO

Si bien la competitividad por el bajo precio de productos es una forma eficaz y segura de entrar al mercado, a largo plazo no es una buena estrategia. Tus clientes pueden llegar a verte siempre como una segunda opción, o peor, la opción “barata”, por más que en 10 años hayas crecido más que tu principal competidor. Competir por precio puede crear un círculo vicioso que irá destruyendo nuestro margen de ganancia.

Por lo tanto, no es conveniente crear una imagen de marca que se apoye en lo económico, sino en otras cualidades de tu empresa. El objetivo es lograr que los clientes te elijan por la calidad de tu producto, no por ser el más barato.

 

¿Estás listo para tomar decisiones a largo plazo? Aplicá estos tips y consolidá tu emprendimiento para un futuro prometedor.

 
Fuentes

http://1buenaidea.com/como-crear-una-empresa-que-dure-20-anos.html

http://www.emprendepyme.net/errores-fatales-en-la-creacion-de-nuevas-empresas.html